Crítica de Millenium: lo que no te mata te hace más fuerte

Nuevos aires para la saga Millenium

En 2004, pocas semanas antes del lanzamiento del tercer libro de la saga Millenium, La reina en el palacio de las corrientes de aire, el escritor sueco Stieg Larsson falleció a causa de un ataque al corazón, dejando como herencia una de las trilogías literarias más apasionantes del siglo y también una guerra abierta entre su esposa y su familia por el control de su fortuna.

Diez años después, su padre y su hermano, principales encargados de manejar el imperio Larsson, eligieron al escritor David Lagercrantz para escribir la cuarta entrega de la saga, la cual fue publicada en 2015 bajo gran éxito de crítica y ventas, si bien Lagercrantz luchó por evitar la imitación constante del estilo de Larsson.

Teniendo en cuenta el éxito de Los hombres que no amaban a las mujeres, ambas adaptadas tanto en Suecia como en Estados Unidos con Noomi Rapace y Rooney Mara como Lisbeth Salander, en esta ocasión la encargada de interpretar a la famosa hacker ha sido Claire Foy, famosa por sus papeles en la serie The crown o la reciente First man junto a Ryan Gosling.

Un nuevo asalto en el que asistimos a la relación entre Sanders y el periodista Mikael Blomkvist (Sverrir Gudnasson), quienes quedan atrapados en una red de espías y terrorismo cibernético que persigue a Frans Banders, un ingeniero informático que regresa desde Silicon Valley para hacerse cargo de su hijo autista, August.

Un thriller con tintes dramáticos a cargo de Fede Álvarez, director uruguayo que saltó a la fama con la taquillera No respires, estrenada en 2016. El perfecto encargado de llevar la batuta de esta esperada secuela cuyo resultado, por otra parte, resulta más bien tibio.

Relacionado:   ¡Temblad!: Las mejores películas de miedo de todos los tiempos

Millenium: Lo que no te mata te aburre

En el caso del libro escrito por Lagercrantz, las posibilidades de ser acribillado por la crítica eran muchas aunque, por suerte, finalmente contamos con una cuarta entrega sin Larsson pero igualmente digna de ovación.

En el caso de la adaptación cinematográfica, el veredicto no resulta tan positivo. En primer lugar, Álvarez ha optado por una fórmula algo manida en la que, si bien todo apunta a historias misteriosas, personajes siniestros y ese estilo “tecno-punk” que caracteriza esta saga, lo cierto es que al rascar nos encontramos con una película vacía de sentido, en la que prima un envoltorio como excusa para contentar a los amantes del libro.

Si bien esta nueva entrega no pasará a la historia, especialmente teniendo como referentes la versión sueca y la estadounidense, posiblemente la interpretación de Foy sí trascienda como digna sucesora de Rapace y Mara, a juzgar por un carisma que nos devuelve a la mejor Sanders en su carrera por consolidarse como la nueva heroína de una generación de mujeres a prueba de piruetas en moto, sexo entre neones y tiros decididos.

Para pasar un rato entretenido, pero poco más.

¿Tú también viste la película? ¿Cuál es tu critica de la nueva Millenium?