Sex Education: Las claves del éxito de esta serie en Netflix

El despertar sexual es abordado de forma ingeniosa y diferente por el último éxito de Netflix: la serie Sex Education que ya ha seducido a miles de jóvenes. . . y adultos.

Vivimos unos tiempos en los que el mundo del entretenimiento se encuentra dividido dada la presencia de Netflix, ese gigante del streaming cuyos contenidos han clavado a sus espectadores al sillón del salón sin permitirles un suspiro.

El último ejemplo es Sex Education, una serie británica estrenada el pasado mes de enero cuyo éxito confirma la astucia de Netflix a la hora de triunfar con sus acercamientos a todos los públicos a través de temáticas diversas, en este caso el despertar sexual de un adolescente que, a diferencia de sus compañeros de instituto, literalmente “no se come una rosca”.

Analizamos Sex Education, el último éxito de Netflix.

De qué va Sex Education

Ambientada en la Escuela Secundaria Moordale de Reino Unido, Sex Education narra la historia de Otis Milburn, un joven traumado por el hecho de estar en esa edad en la que “todo el mundo pide sexo”. De hecho, Otis es de los pocos alumnos del instituto que no ha despertado al sexo durante el último verano, lo cual le convierte en un virgen torpe e inseguro que trata de abrirse a un mundo lleno de matices con “la ayuda” de la doctora Jean F. Milburn, su propia madre y excéntrica terapeuta sexual aficionada a las relaciones rápidas y sin compromiso. Una singular relación que inspira en Otis la necesidad de aliarse junto a su amigo Eric, un chico homosexual que deberá enfrentarse a un conflicto interno, y Maeve, la chica mala del instituto, a fin de crear un consultorio en el que abordar los diferentes problemas sexuales que atormentan sus compañeros de secundaria, desde el complejo de tener un pene grande hasta la disfunción precoz, por nombrar tan solo algunos ejemplos.

Personajes de Sex Education

Una de las grandes bazas con las que cuenta la serie Sex Education es la presencia de un plantel de personajes únicos con los que el espectador llegará a identificarse en algún momento. Nombres que navegan desde los estereotipos típicos de instituto hasta personajes adultos y frescos como una doctora Jean interpretada de forma fascinante por Gillian Anderson, la famosa agente Scully de Expediente X. Estos son los principales personajes de Sex Education:

  • Otis Milburn (Asa Butterfield): Butterfield, actor famoso por su aparición en Hugo, de Martin Scorsese, o El juego de Ender, interpreta en Sex Education a Otis, un joven inexperto y tímido cuya aversión al sexo se convierte en motivo de intromisión para su madre y perfecto “blanco” para unos compañeros de instituto que, a pesar de su iniciación al sexo, se enfrentan a todo tipo de problemas a la hora de gozar del mismo.
  • Dra. Jean F. Milburn (Gillian Anderson): Esta excéntrica terapeuta sexual que sabe perfectamente desde que su hijo tiene un problema de aversión al sexo hasta cuando un paciente tiene un problema relacionado con su escroto. De hecho, es excéntrica, meto-me-en-todo y promiscua, aspectos que convierten a este en uno de los personajes más carismáticos y divertidos de la serie.
  • Eric Effiong (Ncuti Gatwa): El mejor amigo de Otis es gay y además proviene de una familia africana estrictamente religiosa. El perfecto aliado para el protagonista y espejo de una realidad en la que no todo el mundo respeta la identidad sexual.
  • Maeve Wiley (Emma Mackey): A caballo entre la vecina de al lado y la Harley Quinn de Margot Robbie, Maeve es otro de los personajes clave de Sex Education. Love interested de Otis, esta joven marginada y oscura se convierte en la mejor aliada del protagonista al incitarle a montar una clínica de terapia sexual para abordar los muchos problemas del resto de compañeros que acaban de iniciarse en el sexo.
  • Jackson Marchetti: Estudiante que decide contratar los servicios de la clínica de Otis como una forma de aproximarse a Maeve.
Relacionado:   Las series con mejor reputación de Amazon Prime

Por qué Sex Education se ha convertido en un éxito

Una de las grandes bazas con las que Netflix contó desde un principio fue con su capacidad para aproximarse a todo tipo de públicos a través de sus diferentes series. ahí tenemos la patrulla de mujeres de Orange is the new black, el drama político de House of cards, los cárteles de Narcos o el hipsterismo de Maniac. Un abanico de posibilidades con suficiente potencial para atrapar a personas que van desde tu abuela a tu introvertido hijo adolescente.

En el caso de Sex Education, el acierto consiste en ampliar aún más el abanico dirigiéndose a un público adolescente representado por ese amigo gay, ese protagonista inseguro o esa chica mala del instituto. Diferentes personajes que permitan a los espectadores identificarse con alguno de ellos, incluyendo a unos padres que encontrarán en la Dra. Jean el perfecto reflejo (o no) en el que reflejarse a la hora de aproximarse a sus propios hijos. Aunque sea a través de unas buenas risas.

Personajes insertados en una trama tan clásica como novedosa, pues a pesar de contar con otras series “adolescentes” como Por 13 razones, Netflix reinventa esta vez el concepto aportando un tono de dramedy (o comedia dramática) simplemente irresistible.

A todo ello, hay que añadir una temática como es el sexo que siempre resulta interesante. En el caso de Sex Education, los propios problemas de los protagonistas se convierten en perfectas excusas para autodescubrirnos a nosotros mismos a través del sexo.

A un producto enfocado al público que más ocio consume como es el adolescente, súmale personajes coloridos, el sexo como bandera narrativa y un ritmo ágil y endiablado que han convertido Sex Education en la primera gran revelación televisiva del año.

Tanto, que una segunda temporada ya ha sido anunciada para mayor deleite de los fans de un producto que confirma, una vez más, el poder de Netflix en el panorama del ocio actual.

¿Ya has visto Sex Education? ¿Qué te pareció?