Si todavía no has encontrado ninguna película capaz de hacerte llorar prueba con estas

Si no eres de lágrima fácil y estás deseando desahogar las penas, estas mejores películas para llorar te lo pondrán fácil. Muy fácil.

Camino

Muchos años antes del actual éxito de Campeones, Javier Fesser retó al público con Camino, cinta basada en la historia real de Alexia González Barros, la hija pequeña de una familia del Opus Dei que falleció a la edad de 14 años tras la oposición de sus padres a ser asistida. Una historia desgarradora que combina la realidad con los sueños oníricos de una joven que se enamora y se dispone a morir al mismo tiempo. Estrenada en 2007, la cinta ganó 6 premios Goya, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actriz para Carme Elías. Sin duda, una de las mejores películas para llorar.

Bailar en la oscuridad

Personal y capaz de retorcer los más bajos instintos del espectador, el director Lars von Trier alcanzó su máximo culmen en el año 2000 con el estreno de Bailar en la oscuridad, película que contó con la cantante Björk en el papel de Selma, una inmigrante checa sobre el que se vierten todos los males posibles que un ser humano puede soportar: es ciega, tiene un hijo que heredará su enfermedad, no tiene demasiado dinero, es acusada de ladrona y condenada a muerte. Definida en su momento como “pornografía dramática”, Bailar en la oscuridad encuentra en sus números musicales la liberación de una protagonista que nunca llega a salir del fango.

Amor

Michael Haneke es otro de esos directores capaz de hacer reflexionar al espectador con cada una de sus obras, desde La pianista hasta Caché, pasando por su obra más reconocida: Amor, retrato de un matrimonio anciano que debe paliar la enfermedad de Alzheimer que sufre la esposa. Una historia cuyos silencios y referencias místicas suman hierro a este retrato de amor tan cotidiano como desgarrador apoyado en el magnífico trabajo de sus actores protagonistas, Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva. La cinta ganó el Óscar a Mejor Película de Habla No inglesa en 2013.

Relacionado:   Crítica de “La Noche de Halloween” (o cómo resurgir una saga mítica)

El diario de Noa

A pesar de la tímida recepción comercial tras su estreno en 2004, El diario de Noa se ha convertido con el paso del tiempo en un pequeño clásico y sinónimo de tardes de cleenex e historias de amor rotas. Protagonizada por Ryan Gosling y Rachel McAdams, la cinta narra la historia de dos jóvenes que se conocen durante un verano y que a pesar de su amor no pueden estar juntos debido a las diferentes clases sociales a las que pertenecen. Una historia cuyo poso alcanza sus mayores cotas cuando la protagonista, ya anciana y aquejada de Alzheimer, sucumbe a la historia que conforma una de las mejores películas para llorar.

Manchester frente al mar

Si el drama tuviese un segundo nombre, ese sería Manchester frente al mar. Gélida y turbulenta, esta cinta de Kenneth Lonergan nos traslada a un pequeño pueblo al que el solitario Lee debe volver para cuidar al hijo de su hermano Joe, recién fallecido. Una película en la que la represión emocional esconde un efecto más poderoso que la lágrima fácil a la que se prestan otras cintas del género, gracias en parte al buen hacer de Casey Affleck en un papel protagonista que le reportó el Óscar a Mejor Actor.

¿Cuáles son tus películas para llorar favoritas?