Las mejores series de Netflix de la historia

Breaking Bad

A pesar de su tímido estreno en 2008, la considerada como una de las mejores series de la historia avanzó poco a poco hasta eclosionar en un huracán in crescendo que nos mantuvo a todos pegados a la pantalla, especialmente durante unas temporadas 4 y 5 que podrían ser perfectos hitos de la televisión moderna. La historia de Walter White (Bryan Cranston), un fracasado padre de familia cuyo diagnóstico de cáncer le lleva a convertirse en el fabricante de meta más poderoso de Estados Unidos no solo es una oda al nihilismo innecesario, sino a un patrón clásico del “bueno se convierte malo” espectacular.

House of cards

Tras el anuncio de una última temporada que no contará con la presencia de un Kevin Spacey, barrido por la ola de acusaciones de abusos sexuales iniciada a finales de 2017, House of Cards se acerca a su crepúsculo con la obligación de cerrar una de las mejores de Netflix de la historia. La cruzada del calculador Frank Underwood en su afán por convertirse en presidente de Estados Unidos acompañado de su no menos pérfida esposa Claire (una magnífica Robin Wright) llegaba en 2013 como serie profética de una era Trump que, posiblemente, ha tenido mucho que ver en el interés del mundo por esta serie política.

Stranger things

En muchas ocasiones, la genialidad no reside en traerte historias totalmente originales, sino en aprovechar el momento apropiado para revivir una determinada estética o concepto. Este fue el mayor acierto de Stranger things, serie que durante su estreno en el verano de 2016 se convirtió en toda una revolución y en revival de una estética ochentera de la que beberían cintas como It o Un lugar tranquilo. La serie, que también sirvió para relanzar la carrera de Winona Ryder, presenta a un grupo de jóvenes capitaneados por la extraña 11 en su odisea por enfrentarse a los extraños fenómenos que asolan un pequeño pueblo estadounidense. A caballo entre Poltergeist y Los Goonies, Stranger things se prepara para una tercera temporada que llegará en 2019 dispuesta a reconfirmar el talento de The Duffer Brothers.

Relacionado:   ¿Conoces todas las series de superhéroes disponibles en Netflix?

Friends

Un apartamento y seis amigos cambiarían para siempre el mundo de la televisión en 1994. La serie cómica más influyente de todos los tiempos se permitió contar, a lo largo de diez años, las aventuras y desventuras de Rachel (Jennifer Aniston), Monica (Courteney Cox), Phoebe (Lisa Kudrow), Ross (David Schwimmer), Joey (Matt Leblanc) y Chandler (Matthew Perry) en la ciudad de Nueva York. Una serie que marcó tendencia y nos hizo sonreír aún en los tiempos más oscuros para convertirse, sin duda, en una de las mejores series de Netflix de la historia.

Orange is the new black

Al igual que House of Cards o Stranger things, ambas series originales de Netflix, Orange is the new black fue uno de esos espacios que nos llevó a creer en la capacidad de la televisión para crear material propio con personalidad e influencia. Estrenada en el verano de 2013, esta adaptación de la biografía de Piper Kerman durante su estancia en una cárcel de mujeres nos conduce a Litchfield, una prisión ficticia donde las tramas de sus diferentes prisioneras se convierten en un perfecto caleidoscopio del mundo actual y de la necesidad de unos repartos femeninos cada vez más usuales.

¿Cuáles son, en tu opinión, las mejores series de Netflix de la historia?